Quienes Somos

Gustavo, Rafael and Armando

El Macao Surf Camp comienza con la idea de Armado, Gustavo, y Rafael de transmitir a niños y jóvenes de la zona de Punta Cana los beneficios y satisfacciones que el Surfing les había proporcionado.

Originalmente ya Armando llevaba a sus hijos y uno que otro vecino a la playa El Macao, donde los viejos amigos y compañeros de aventuras se reunían para disfrutar de las olas y compartir sanamente, conversando toman la decisión de formar una escuela que además de facilitar el aprendizaje del Surfing, minimice los peligros que implica practicar un deporte extremo. Poco a poco se regó la voz y los interesados empezaron a llegar, una agradable sorpresa ha sido la gran cantidad de niñas y adolescentes inscritas y lo rápido que estas aprenden los movimientos básicos de este excitante deporte;

“…esto tiene su explicación el Surfing es también un arte, implica movimiento, estilo, ritmo y armonía…y en eso las chicas nos aventajan…”

nos comenta Rafael Ferreras quien antes de incursionar en el Surfing junto a Armando Reid a mediados de los 70’s, fue miembro de la selección nacional de natación y recibió entrenamiento en salvamento y primeros auxilios.

Aunque todos aman la naturaleza Armando es el ecologista del grupo, nos comenta que

“…además del conocimiento básico y avanzado del deporte, uno de nuestros objetivos principales es la responsabilidad ecológica que junto al conocimiento del mar hemos llamado Conciencia Oceánica, con lo que transmitimos a nuestros alumnos amor y respeto a la naturaleza; además los alumnos aprenden sobre el oleaje y seguridad en el agua, dándole la confianza que necesitan para progresar en el Surfing”.

Gustavo Alvarez, uno de los pioneros del Surfing y de su enseñanza en República Dominicana, es el guía espiritual de la escuela y quién junto a nuestros alumnos agradece a Dios por el mar, las olas y su protección al practicar el Surfing.

Un interesante aspecto de la práctica organizada del Surfing, es que el esfuerzo y sacrificio involucrado trae como resultado una vida más disciplinada, la elevación de la autoestima y por consiguiente un crecimiento emocional muy importante para la formación de jóvenes sanos y orientados al éxito.

La hermosa playa El Macao se presta para que la experiencia sea compartida por toda la familia, y para estimular esto organizamos un asado mensual donde familiares y amigos de los alumnos pueden participar y disfrutar de un divertido pasadía.

“Aprender a surfear en el Macao Surf Camp, te dará el chance de entender quien es nuestra madre naturaleza y que tan importante es para nosotros aprender de ella, cuidarla y disfrutarla”.

Para más información y reservaciones favor de contactarnos